Por qué es necesario regular cuanto antes el uso del Bitcoin

El uso cada vez más habitual de las criptomonedas en operaciones y transacciones económicas ha disparado la urgencia de dotar de un marco normativo a una divisa que se encuentra en máximos.

La Agencia Tributaria lo tiene claro y el pasado martes ya advirtió de que pondrá en marcha toda su maquinaria para vigilar el uso del bitcoin. Así, en su Plan de Control Tributario 2018, publicado en el Boletín Oficial del Estado, señala que “la utilización por el crimen organizado de la Internet profunda, o deep web, para el tráfico y comercio de todo tipo de bienes ilícitos, así como el empleo de criptomonedas tipo bitcoin o similar como medios de pago, es uno de los desafíos más exigentes en la actualidad”.

Sin embargo, los expertos reclaman que se dé un paso más y la regulación no sólo se quede en ámbitos como la lucha contra el blanqueo de capitales, la financiación del terrorismo o temas tributarios. No en vano, “el bitcoin y el resto de criptomonedas son, sin lugar a dudas, una realidad cada vez más presente en el mercado, que están propiciando la realización de numerosas transacciones económicas y operaciones en diferentes sectores”, asegura Alejandro Touriño, socio director de Ecija.

En este sentido, el experto insiste en que hay muchos ámbitos que requieren de “clarificación y esfuerzo normativo por parte del legislador”. Así, destaca la urgencia de buscar un encaje normativo para aspectos tan variados como los tokens -unidad de valor emitida por una entidad privada-, los agentes periféricos que funcionan como plataformas de intercambio, así como la clarificación de fórmulas de financiación, como las ICO (Initial Coin Offering) encaminadas a dotar de fondos a nuevos protocolos.

La necesidad de una regulación completa se lleva reclamando y debatiendo desde hace varios años.

Aunque son muchos los expertos que piensan que 2018 será por fin el año en el que empiecen a ver la luz diferentes regulaciones por todo el mundo, lo cierto es que hasta ahora Japón ha sido el único país que ha autorizado las transacciones con criptomonedas, aunque no les ha otorgado el estatus de divisas. En el plano contrario, Bolivia decidió prohibir totalmente su uso ante la imposibilidad de limitar sus riesgos, mientras que la Comisión Europea ha puesto a trabajar a un grupo de 15 entidades de siete países en un ambicioso proyecto que pretende impedir que se use la tecnología del blockchain para ocultar delitos.

A los ataques de hackers o las quiebras de plataformas de intermediarios se suma ahora el miedo a que la burbuja explote con un bitcoin en máximos (supera los 11.000 dólares). Sin embargo, con los riesgos multiplicados, nada se podría hacer ni reclamar ante una divisa que opera de forma independiente, ajena a los mercados financieros, con un emisor anónimo y cuya cotización no está regulada.

fuente: Expansión.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *