entrevista Arianna Serras 28 octubre 2017

Entrevista ARIANNA SERRAS RESPONSABLE DE ARRIANA SERRAS & ABOGADOS

La pasión con la que Arianna Serras vive su profesión se contagia de forma irremediable. Bastan unos minutos de conversación con la directora de equipo de Arianna Serras & Abogados para descubrir que el motor que la empuja a continuar batallando contra el Goliat financiero no es otro que resarcir, en la medida de lo posible, el daño que han sufrido los afectados por la mala praxis de la banca. Experta en derecho bancario e hipotecario, Serras vive como propios los problemas de quienes acuden a su despacho en Rambla Catalunya, 69 para buscar una vía que les permita recuperar el dinero perdido en productos financieros de riesgo y cláusulas abusivas. Sus éxitos en los Juzgados se siguen sumando.

  • El pequeño inversor, que ha padecido en primera persona las consecuencias de los productos financieros abusivos, ¿podemos decir que está ahora más informado? ¿La información es la clave a la hora de negociar con la banca?
  • Sin duda, la información es la clave. El consumidor debe saber que los bancos no han cometido ilegalidades, pero sí ha existido un abuso, y en base a este abuso hay que tratar de hacer valer los derechos. Reclamar a la banca no es una moda, es una necesidad causada por la irresponsabilidad del sistema financiero español que se ha lucrado y ha mirado hacia otro lado. Eran conscientes de lo que pasaría; estaba todo previsto.

“Todos los juicios bancarios sobre cláusula suelo los estamos ganando aludiendo a la falta de información que el consumidor tenía a la hora de firmar las hipotecas”

  • No existe mucha tradición en la negociación con la banca para evitar abusos…
  • Así es, no existe cultura financiera en España, pero ha sido el país en el que mayor número de contratos se han firmado con la banca, lo que no tiene ningún sentido. El consumidor confiaba en la banca y firmaba prácticamente cualquier cosa que le pusieran delante de los ojos. Ni siquiera se planteaba el hecho de poder leerse el contrato en casa antes de firmar. El sistema de contratación en masa nos abocó a la situación actual y permitió que existiera el abuso hacia el consumidor, especialmente debido a los intereses variables.
  • ¿El consumidor es más consciente ahora de que puede hacer valer sus derechos?
  • Después de haber batallado durante años en favor de los afectados por las participaciones preferentes, persisten otros problemas provocados por la mala praxis bancaria.
  • Poco a poco hemos visto cómo el consumidor se ha dado cuenta de los derechos que tiene y que debe defender. El sistema es realmente vergonzoso y vemos casuísticas muy variadas; cada caso es muy distinto, pero el denominador común es la pérdida de miedo y la necesidad de hacer valer los derechos.

Nosotros ponemos los medios para facilitarles el acceso a la Justicia, siempre bajo la premisa de la máxima responsabilidad. Es decir, la persona que decide reclamar debe ser consciente de que se puede reclamar, que pueden defender sus derechos, pero también de que existe un riesgo que hay que asumir. Cada caso debe defenderse de forma individual; si vemos que no es viable, no iniciamos el proceso, aunque normalmente exis- ten muchas posibilidades; si el riesgo es asumible, hay que lucharlo.

  • Por último, la cláusula suelo ha sido otro tema muy problemático. ¿De qué forma está beneficiando la vía civil a las personas que reclaman la devolución de las cantidades cobradas indebidamente?
  • La mayoría de las consultas que recibimos son sobre cláusula suelo, ya que es la cláusula que más se utilizaba frente a las bajadas de los tipos de interés en hipotecas variables. Todos los juicios bancarios sobre cláusula suelo los estamos ganando aludiendo a la falta de información que el consumidor tenía a la hora de firmar las hipotecas. En definitiva, todo se remite a lo mismo: a la falta de información. Los casos se ganan, así que hay que luchar por los derechos que tienen los consumidores. Estamos cambiando el sistema poco a poco; al final es una cuestión de sensibilidad, más que de procesos.

fuente: Diario la Vanguardia (28 oct 2017)